Aunque podemos jactarnos de no ser racistas, hay ciertas microagresiones cotidianas que están muy normalizadas y a veces ni siquiera nos damos cuenta, una de ellas es el lenguaje. En este texto te contamos como algunas palabras, frases y expresiones tienen un origen lleno de racismo cotidiano.

Cuestionar nuestras palabras

El hecho de que la sociedad considere que lo blanco es sinónimo de pureza, bondad, e inocencia y lo negro se considere peligro, rareza y maldad, es de por sí ya un concepto problemático.

El lenguaje es un reflejo directo de la sociedad y aunque muchas personas han llegado a afirmar que el racismo es cosa del pasado, que ya no sucede, minimizando así la violencia sistemática que viven las personas racializadas, la realidad es que aún queda mucho por hacer.

Para empezar, debemos cuestionarnos de dónde vienen ciertas expresiones, qué significan, qué trasfondo tienen y por qué aún, en pleno 2021 está tan normalizado decirlas.

Unsplash

Palabras y expresiones racistas para eliminar del lenguaje cotidiano

A continuación, algunas frases, palabras y dichos muy comúnes en México, que tienen trasfondos racistas:

“Trabajar como negro” o “Negrear”

Expresión que se utiliza para hacer referencia a la esclavitud y explotación a las que fueron sometidas las personas negras.

“Denigrar”

La etimología de la palabra “denigrar” viene de la palabra n*ger, un término usado para referirse a las personas negras de manera discriminatoria y que hoy en día sigue siendo sumamente ofensivo. Esta palabra se utiliza para referirse a manchar o ensuciar el honor de una persona, sin embargo, su trasfondo tiene un racismo evidente.
Unsplash

“Dinero Negro”

Se refiere al dinero ilegal o “sucio”, incorrectamente haciendo referencia y comparándolo al tráfico de personas racializadas y reforzando la idea de que “lo negro es sinónimo de sucio”.

“Soy la oveja negra de la familia”

Este dicho es muy común y es sinónimo de ser la persona más desafortunada, rara o que no encaja en un grupo social.

“Traes el Nopal en la cara”

Esta expresión hace referencia de manera peyorativa a las personas no hegemónicas que tienen rasgos indígenas, como si esto fuera algo de lo que “avergonzarse”.

“Hay que mejorar la raza”

Un dicho racista que argumenta que para mejorar la raza, una persona no hegemónica o racializada debe tener hijos con una persona blanca.
Pexels

A medida de que las redes sociales han visibilizado estas prácticas que cuestionan lo impuesto, tal como lo ha sido el lenguaje inclusivo que busca visibilizar a las mujeres y personas diversas, también podemos empezar a cuestionar el uso de las palabras que vulneran de manera significativa a las personas racializadas.

Recordar que el racismo sigue presente y puede seguir fomentandose en una simple frase o palabra que busca puntualizar la violencia y opresión a la que se enfrentan todos los días y de la que no siempre somos conscientes.

Uno de los primeros pasos para reconocer estas violencias es cuestionar el uso del lenguaje como reflejo de las ideologías de los seres humanos, no minimizar estas opresiones y creer que no significan nada o que no son ofensivas, al final del día es una parte fundamental para reconstruir una sociedad incluyente y justa.

Dejar de ver a las personas blancas como el centro del mundo, como la norma de lo que está bien y es aceptado, decolonizar nuestras visiones y reconocer que la diversidad es sumamente amplia, sobretodo en países como México.