Violencia de género: la pandemia adyacente

La pandemia de Coronavirus en 2020 le ha dado un vuelco drástico a nuestras vidas. Es un buen momento para valorar las relaciones y abrir los ojos ante problemáticas difíciles de enfrentar, y también de levantar la voz por aquellos que no gozan del privilegio de un entorno familiar sano y respetuoso, síntoma inequívoco de una sociedad enferma.

Durante los meses de distanciamiento social se ha registrado en México un aumento del 60% en las denuncias por abuso doméstico e intrafamiliar, recordándonos una vez más que vivimos en uno de los países más violentos del mundo, considerado extremadamente peligroso para las mujeres.

Unsplash

El periodo de aislamiento obligó a miles a encerrarse con sus abusadores, y para muchas mujeres volvió más profundo el riesgo de sufrir violencia. En una dinámica abusiva el perpetrador trata de aislar a la víctima de su familia y amigos, aspecto que desafortunadamente se convirtió en una necesidad, propiciando los ataques contra mujeres y sectores vulnerables.

Con escasas opciones para salir de situaciones de abuso, miles de víctimas sufren en silencio. El actual presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ha descrito las denuncias como una exageración, declarando abiertamente que el 90% son falsas. Por supuesto, declaraciones como estas arraigan el problema y complican aún más su erradicación.

Unsplash

México es el triste emblema de una sociedad que continúa minimizando la vida de las mujeres; los feminicidios suceden con frecuencia alarmante y la mayoría no llega a los encabezados, se vuelve parte de una dolorosa cifra negra. Hace apenas dos años se calculaban 7 feminicidios diarios, hoy la cifra ha aumentado a 10.

Un estudio del INEGI reveló que en México, siete de cada 10 mujeres han sufrido agresiones en algún punto de sus vidas, ya sean físicas, sexuales, mentales o emocionales; en casi la mitad de los casos, el agresor es la propia pareja. A pesar de que México cuenta con protocolos y organizaciones cuyo único propósito es evitar y castigar la violencia de género, como el Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, la pandemia destaca que las medidas están fallando estrepitosamente.

Unsplash

Queda claro que es extremadamente necesario establecer políticas con perspectiva de género para lidiar con cualquier crisis que pueda presentarse y construir una colectividad justa y digna. En mayor o menor medida podemos encontrar maneras de cambiar la realidad; es primordial reconocer las circunstancias que nos rodean para actuar ante ellas.