Las mujeres en la cultura visual actual

La representación de las mujeres en los medios ha pasado por muchas etapas a lo largo de la historia y aunque parece que en la actualidad hemos avanzado hacia un camino más incluyente y apegado a la realidad, es necesario cuestionarnos cómo se representa a las mujeres en el cine y la publicidad y qué se puede hacer para mejorar.

Estereotipos y violencia sistemática

Históricamente los personajes femeninos en el cine y la publicidad han sido estructurados desde los estereotipos, convirtiéndolos en una imagen llena de misoginia y banalidad. Por ejemplo, los roles que tenían las mujeres en las películas de la época del “cine de oro” en México, normalmente eran como la esposa, la pareja o la mamá y siempre se les veía en la cocina, cuidando de la casa sin tener otro papel más relevante que ese. Otro de los roles era como la conquista del protagonista, mujer a la tenían que enamorar, objetivizandolas como si fueran un “trofeo”.

En la publicidad no es tan diferente, pues cualquier tipo de mensaje sobre el hogar va dirigido hacia “las mamás”, asumiendo que eso es lo que les corresponde a las mujeres o qué todas desean tomar el camino de la maternidad y el cuidado del hogar.

Y no podemos dejar de lado los discursos constantes sobre los estereotipos de belleza que se les imponen, sobre todo en los productos de belleza que sugieren que las mujeres deben ser “bellas”, delgadas y siempre jóvenes. Estereotipos poco realistas y dañinos.

Y aunque pareciera que eso es cosa del pasado, la figura femenina en los medios sigue siendo desigual y machista. No solo hay una idea errónea de representación, también hay pocas mujeres en los protagónicos, dirigiendo o produciendo contenidos.

Unsplash

Test de Bechdel

Y ¿Cómo saber si estamos consumiendo algo con un mensaje sexista y poco ético? El test de Bechdel es un buen método para saberlo. Este evalúa la brecha de género en las películas, series de televisión, libros, cómics y comerciales, analizando el papel que juegan las mujeres en algún producto. Las características a considerar son las siguientes:

  1. Aparecen al menos dos personajes o roles femeninos
  2. Esos personajes femeninos hablan e interactúan entre ellas
  3. Conversan sobre algo distinto a un hombre o que no esté relacionado a ellos (esto incluye a pareja, padre, hermano, etc…)

Este test por ejemplo, es usado cada año para analizar a las películas nominadas a los Oscars y desafortunadamente, en la actualidad todavía hay muchas películas que no pasan la prueba. De hecho, hasta películas infantiles de Disney y Pixar, están muy por debajo del resultado ideal.

Lo mismo pasa con los comerciales, incluso cada año hay agencias que se dedican a recopilar todo tipo de anuncios publicitarios que rayan en la misoginia y que lanzan mensajes machistas.

Zoom F7

¿Cómo avanzar hacia una representación más incluyente?

No se trata de incluir mujeres solo por incluirlas. Es necesario repensar la proyección de mujeres diversas: mujeres racializadas, mujeres lesbianas, bisexuales, trans, asexuales, mujeres que practiquen diferentes religiones y estilos de vida, mujeres con cuerpos diferentes a los que marcan los cánones de belleza tradicionales. Mujeres que realmente hagan sentir representadas a las demás y no solo nos quedemos con la recurrente imagen de la mujer blanca, heterosexual y privilegiada.

La creación de contenidos por parte de mujeres es esencial, ver el mundo desde sus ojos y experiencias. Más mujeres escribiendo, produciendo, dirigiendo y creando es la única manera de avanzar.

Por ejemplo, recientemente se celebraron los Golden Globes, una premiación que se hace cada año a las mejores películas y series de televisión. Después de 78 años, por segunda vez en la historia, una mujer ganó mejor dirección de una película: Chloé Zao por Nomadland. 2 mujeres han ganado este premio, desde 1944, año en que se emitieron por primera vez.

Es necesario escuchar y aprender, no para comercializar el movimiento feminista y querer meterlo hasta en la sopa porque para empezar es necesario entender que no todas las mujeres del mundo son feministas o se asumen como tal. Simplemente amplificar las voces de todas las mujeres, sin clichés, sin estereotipos y sin ideas que hoy más que nunca, es necesario dejarlas atrás.

Pexels