Decolonialismo. Desaprender visiones opresoras

La historia de la humanidad está llena de fenómenos donde la adopción de “nuevas ideas y costumbres” gracias a la colonización están muy presentes pero no siempre de forma positiva. De hecho, muchos de estos procesos están llenos de discriminación racial y étnica, despojo de tierras, lenguajes y formas de vida. En este texto te contamos porque es necesario descolonizarnos.

¿Qué es la decolonalidad?

El decolonialismo es un término utilizado por movimientos emergentes en América Latina, o como el escritor guatemalteco Arturo Arias se refiere a nuestro continente desde una perspectiva indígena el “Abya Yala“.

La decolonización busca la representación étnica desvinculada de los contextos de la colonización y sus estragos, sobre todo la discriminación social a personas indígenas y de ciertas regiones. El decolonialismo en pocas palabras cuestiona e intenta deshacerse de las historias de poder que emergen de Europa y que han sido símbolos de represión.

Unsplash

Eurocentrismo en todos los ámbitos

Desde que nacemos estamos sumergidos en una visión Eurocentrista de la vida. Hemos crecido creyendo que todo ‘lo foráneo’, lo que viene de Europa o de países con poblaciones blancas es el estándar que se debe seguir: la belleza, el estilo de vida y las formas de pensar.

Constantemente nos bombardean con mensajes que nos señalan que “lo blanco es bello” “el inglés es el idioma universal” y “lo necesario que es prestar atención a todo lo que hacen del otro lado del charco o del Río Bravo”. En medio de esas narrativas, nos olvidamos de quienes habitan el mismo territorio que nosotrxs, lxs marginadxs en lucha constante: las personas racializadas.

Unsplash

¿Cómo decolonizarnos?

Primero, es necesario entender que la visión Eurocentrista no está alejada de nuestra realidad y muchas veces no es una decisión, es parte de un sistema que se nos ha inculcado desde muchas generaciones atrás. Es indispensable Identificar qué prejuicios perpetuamos y qué expectativas falsas de nuestro entorno tenemos.

Además de escuchar y acompañar la lucha de las personas racializadas, se necesita tener una posición antiracista que pueda aportar a la exigencia de seguridad y protección de sus derechos humanos.

Pexels

No basta con mirar con otros ojos nuestros territorios y a nuestra gente, es también oponernos a la represión que se vive día con día y que solo va a cambiar si modificamos nuestras ideologías desde la raíz.

Visibilizar la diversidad de Latinoamérica desde la interseccionalidad. Dejar de mirar a las personas blancas, delgadas y cis-hetero como la norma que debe seguirse. Voltear a ver nuestro contexto y reconciliarnos con lo que es real.

Pexels

El decolonialismo busca erradicar la idea de que las diferencias entre Europa y Latinoamérica se deben a diferencias biológicas entre razas y no a historias de poder y represión. Hoy más que nunca es importante decolonizarnos y entender que lo impuesto también puede desaprenderse.