Para algunas mujeres, la maternidad es un privilegio por ser elegida y vivirse con mas herramientas para la crianza que generaciones anteriores, sin embargo, esto también conlleva una gran responsabilidad. En este texto abordamos como las maternidades y las nuevas crianzas empiezan a revolucionar y transformarse hacia conceptos con más empatía.

Unsplsh

Nuevas maternidades

Las mamás actuales se sienten orgullosas de haber “desobedecido” la maternidad y crianza tradicionales, sentando las bases que esperan la siguiente ola termine de consolidar. Las nuevas generaciones no dejan su individualidad atrás solo por haber sido mamás. Tienen claro que es solo otra parte ellas como personas y trabajan en desmontar la idea de que al ser madre, se deja de ser mujer, persona autónoma y por ende están defendiendo su identidad.

Se abren paso sobre la idealización. No son perfectas ni infalibles… son humanas vulnerables y valientes, capaces de sentir y expresar la ambivalencia constante en la maternidad, dispuestas a hacer lo mejor que pueden desde lo que son y tienen.

Nuevas crianzas

Al desafiar las maternidades, también se desafía la forma en la que se educa a lxs niñxs. No es sorpresa que al ser nuevas generaciones maternando, también tengan una perspectiva diferente sobre la crianza.

Se hace énfasis en las crianzas consientes y respetuosas. Educar sin golpes, gritos, castigos, pero con límites y responsabilidades que les enseñen a lxs niñxs a tener un control sobre sus conductas.

Mamás millennials y centennials crean contenido en redes sociales que sirven como apoyo a quienes serán madres pronto o quienes intentan ejercer este tipo de maternaje.

En un mundo donde las formas de pensar y actuar se cuestionan constantemente para dar pie a nuevos modelos, la crianza seguirá en un proceso de ajuste, sobretodo para adecuarse al periodo de entropía que atravesamos.