Trap mexicano. El nuevo sonido del rap nacional

El lenguaje crudo de la juventud urbana

Anteriormente hemos hablado sobre Hip Hop mexicano y cómo se ha convertido en un medio para manifestar inconformidad y narrar las circunstancias sociales en las que muchos jóvenes viven. Es 2019 y es casi imposible hablar de Hip Hop y Rap sin hablar de Trap, una vertiente que ha estallado en México y Latinoamérica durante los últimos diez años.

El sonido se origina en los barrios marginales de Atlanta, en Estados Unidos, a principios de los noventa. Se caracteriza por sus beats arrastrados o tumbados, muchas veces producto de una caja de ritmos Roland RC 808, y lírica que narra las dificultades, aspiraciones, conflictos y estilo de vida de quienes la cantan, por más sórdido y directo que resulte.

Es un género que se asocia con venta y consumo drogas, sexo y violencia, y sería mentir si dijéramos que estas circunstancias no forman parte de la realidad de la juventud actual, tanto en México como en otros países. En un contexto tan complejo como la Ciudad de México, tiene sentido pensar que sonidos con estas características tengan resonancia y se adopten entre los artistas emergentes.

Quizá la disquera más representativa del Trap mexicano sea HomeGrown Entertainment, hogar de nombres como Yoga Fire, FNTXY, Alemán y Hadrián, entre otros. Algunos de ellos se formaron en batallas de freestyle, donde se improvisan letras ingeniosas, crudas y agresivas hasta que se determina un ganador. Por ejemplo, en este reportaje de Noisey, Hadrian narra su experiencia en ellas y cómo eso lo definió artísticamente, menciona en específico que él define su estilo como “Trap Romántico”.

En entrevista con Remezcla, Yoga Fire menciona que el Rap y el hip hop no dejan de ser géneros competitivos y cerrados, por lo cual la presencia de México en dichos géneros es relevante, sobretodo al hablar de las condiciones sociales de forma auténtica, como lo dice Alemán en la misma entrevista, grabada durante el festival SXSW 2018: “Nunca podemos dejar de enviar un mensaje fuerte de lo que pasa en las calles”, y entre risas, lo apoda “Narco Trap”. Si conoces uno de sus temas más famosos, “Chapo Guzmán”, probablemente sepas de lo que habla.

Si bien la juventud es vulnerable al contenido lírico del Trap y otros géneros con contenido controversial, éstos son producto de la realidad que sus creadores viven y la existencia de espacios de libre expresión donde se puedan narrar estas vivencias de manera honesta es importante. En el particular caso del Trap, se aclara que no necesariamente es una apología del consumo y el narcotráfico, sino una narrativa musical sobre fenómenos sociales que suceden actualmente.