Techno Chamánico. Sonidos electrónicos místicos

El chamanismo conquistando la electrónica

La música electrónica ha estado en constante evolución desde su surgimiento hace aproximadamente 50 años, cuando se comenzó a explorar el uso de sintetizadores. Desde ese entonces han surgido decenas de géneros y estilos, cada uno con características distintivas que varían entre sí.

“El Chamanismo es una práctica que involucra a una persona alcanzando estados de consciencia alterados para percibir e interactuar con lo que se cree es una dimensión de espíritus y canalizar estas energías trascendentales a nuestro mundo”.

El mundo de la música electrónica era dominado por la influencia europea y norteamericana, de ahí géneros como el Euro House, que se imitaba en otros países donde todavía no ganaba tanto terreno. Poco a poco los sonidos electrónicos se han ido incorporando a distintas culturas y absorbiendo rasgos musicales de muchas regiones del mundo. Hoy en día la electrónica tiene una relevancia enorme en el panorama musical mundial, y aunque mucha de su identidad grita underground, cada vez está más presente en el mainstream.

La música tiene un poder gigantesco en nuestra mente y estado de ánimo, y las prácticas espirituales se modernizan. Los sonidos chamánicos de países Latinoamericanos están siendo re-descubiertos; músicos dedicados a la electrónica los combinan con beats sintéticos para crear una nueva vertiente: el Techno Chamánico o House Chamánico.

A pesar del éxito, no es un género libre de controversia ya que muchos consideran que blanquea sonidos de carácter indígena para presentarlos a un público privilegiado que, curiosamente, los recibe con brazos abiertos; es interesante analizar el pragmatismo que se da en este caso, que integra música ceremonial – mucha de ella proveniente de los Andes –, y la re inventa para una audiencia que de otra forma no hubiese tenido interés en ella.

Entre los pilares del Shamanic están el ecuatoriano-francés Nicola Cruz, el británico El Búho, los peruanos Dengue Dengue Dengue, el chileno Rodrigo Gallardo, el argentino Chancha Via Circuito, y muchos talentos más.

El género tomó fuerza alrededor de 2012, partiendo de la experimentación con melodías andinas y posteriormente extendió su gama sonora e incorporó influencias y temáticas de otras regiones latinoamericanas. En México la escena ha ganado popularidad y la playa caribeña Tulum es uno de los puntos más activos y representativos.

Por su lado, la CDMX también recibe visitas constantes de los pioneros del género, así que si te gusta este tipo de música, te recomendamos seguir las redes sociales de los artistas mencionados para enterarte de giras y eventos.