México es uno de los país más biodiversos del mundo: está clasificado como mega diverso junto a naciones como India, Brasil, Perú y Sudáfrica. Nuestro país despliega una amplia cantidad de ecosistemas que son el hogar de miles de especies de flora y fauna. Actualmente enfrentamos amenazas de muchos tipos que ponen en riesgo los tesoros naturales mexicanos, estamos en un momento clave para aprender más sobre biodiversidad y así poder protegerla.

La actividad humana y el desarrollo urbano son las principales causas de la destrucción y contaminación de valiosas áreas naturales. La fauna mexicana es emblemática y es fundamental respetarla y conservarla. Entre los animales más icónicos de México se encuentran el venado, el quetzal y el jaguar, seres majestuosos que protagonizan los mitos más antiguos de nuestro país y vemos representados en múltiples ocasiones. Sin embargo, existe otro animal de enorme importancia que no goza de la misma atención, al menos no a simple vista. ¡Es el murciélago! El único mamífero volador.

Quizás no lo sabías, pero en México existen 137 especies registradas, lo que conforma un 15% del total de las 927 a nivel mundial. De las 137 especies de murciélagos que hay en México, 15 son endémicas, es decir sólo se encuentran en nuestro país, y 38 están en distintos grados de peligro de extinción, en buena parte por la industrialización y la destrucción de su hábitat.

En la iconografía prehispánica podemos observar murciélagos que se cree pertenecen a la rama phyllostomidae, reconocible por su extraña y prominente nariz con forma de hoja. La mayoría de murciélagos de este tipo se alimentan de frutas, insectos, néctar y hojas, pero algunos son vampiros que atacan mamíferos y aves. No es extraño pensar que los antiguos mexicanos se interesaran en los murciélagos tanto por su naturaleza taciturna como por su papel en la polinización y esparcimiento de semillas, que desde ese entonces está documentada. Podemos apreciar la figura del murciélago en códices, urnas, relieves, murales, vasijas y otros artefactos.

Los mexicas los asociaban con Mictlantecuhtli, el señor del inframundo, y constantemente se les ve acompañándolo junto con la araña y el alacrán, otros animales vinculados con la tierra, la muerte y la oscuridad. En la cultura maya existe el dios Camazotz, que literalmente significa “murciélago-muerte”, que según su mitología decapitó a los primeros hombres, que estaban hechos de madera. Es un dios imponente que se relacionaba con el sacrificio, un aspecto de enorme importancia entre los mayas.

En la actualidad los murciélagos continúan siendo parte primordial del funcionamiento de nuestros ecosistemas, y aunque muchos no lo saben, son de los principales polinizadores, junto con las abejas. Por ejemplo, la industria tequilera depende en buena parte de estos pequeños seres voladores; son ellos los que polinizan el agave, la planta más representativa de México y un pilar importantísimo en su economía y vida cultural.

Por otro lado, los murciélagos también ayudan a controlar plagas, impactando directamente en la producción de alimentos de la que todos dependemos. Para proteger la riqueza natural de nuestro país es necesario informarnos y tomar todas las medidas que estén a nuestro alcance. Aprender más sobre nuestra fauna enriquece el conocimiento que eventualmente pasará a las siguientes generaciones.

En relación a la epidemia mundial de Covid 19, los murciélagos han sido estereotipados como animales malignos como resultado de las teorías que los vinculan con fueron la transmisión del virus al ser humano. Sin embargo, es esencial informarnos y crear consciencia para evitar que la desinformación afecte aún más la situación actual.