El lenguaje es un sistema que cambia a la par de la evolución del ser humano. Mientras el tiempo pasa las palabras se modifican pero también se ven incorporadas nuevas palabras, modismos y hasta jergas que se utilizan cotidianamente. 

Desde hace ya algunos años, se ha tratado de integrar un lenguaje más diverso y lejano al androcentrismo: el lenguaje inclusivo. A pesar de que existe mucha resistencia y argumentos que intentan invalidarlo, es importante abrir la conversación en torno a su importancia en la sociedad actual.

Amplitud de representación

El lenguaje inclusivo como su nombre lo indica, enfoca la mirada en la amplitud del lenguaje hacia todo tipo de personas y así visibilizar a mujeres, personas no binarias y disidentes de género, utilizando adjetivos, sustantivos, artículos y pronombres no solo en masculino genérico, como tiende a utilizarse la mayoría del tiempo. 

Como tal, es una alternativa para eliminar el lenguaje sexista y representar la diversidad de identidades que abundan actualmente y cuestionar un sistema lingüista que ha tenido al hombre como representación central.

Este tipo de lenguaje existe en distintas partes del mundo desde hace muchos años y se han convertido en sistemas de comunicación que no solo cuestionan a la hegemonía de género, sino también de clase y algunas etnías.

La “X”, la “E” o el “@”

Hay diferentes formas de utilizar el lenguaje inclusivo. Cuando es escrito las personas suelen utilizar la “x”, la “e” o el arroba. Ejemplo: Lxs amigxs, Les amigues, L@s amig@s.

Cuando es hablado, por lo general se utiliza la “e” ya que al momento de hablar, la “x” y el arroba no tienen un fonema. 

Los pronombres por ejemplo, varian dependiendo la identidad de la persona. Hay quienes se identifican como “ella”, “él” o “elle”. En inglés se utiliza el “them/they” para referirse a les persones no binaries  ya que es un idioma que no tiene género en la mayoría de sus palabras como el español. 

También existen los términos neutros que suelen utilizarse con el femenino y masculino génerico. Ejemplo: los amigos y las amigas. Esto para ir desmantelando ciertos roles de género en la sociedad.

La RAE y el lenguaje inclusivo

Actualmente la Real Academia Española no reconoce y rechaza el lenguaje inclusivo y solo puedes consultarlo en un apartado llamado “observatorio de palabras” en su página web. Este es un espacio creado por la RAE en el que se ofrece información sobre las palabras o expresiones que se están usando en la actualidad, pero no aparecen en el diccionario ni son reconocidas por esta institución.

Muchxs activistas se han quejado al respecto argumentando que la RAE está compuesta principalmente por hombres heterosexuales que pretenden invalidar al lenguaje inclusivo.

La polemica ha sido muy grande ya que esta institución reconoce algunas expresiones misóginas como “Feminazi” y se resistió mucho a incorporar el término “Feminicidio”.

Argumentos que invalidan

Si utilizas o eres simpatizante del lenguaje inclusivo, seguro te habrás encontrado con usuarixs en internet que intentan invalidar el lenguaje inclusivo, aquí deshacemos los mitos de algunos de los siguientes argumentos:

“El verdadero lenguaje incluyente es el de señas y braile”

Usar a las personas con discapacidad para discursos anti feministas y anti disidentes de género es poco ético. El lenguaje inclusivo también incluye a las personas con discapacidad y sus identidades.

Muchxs incluso, utilizan términos equívocos y poco incluyentes como “discapacitados” y “personas con capacidades especiales” y no están informadxs sobre los términos correctos que se deben emplear cuando se habla de personas con discapacidades.

“¿Por qué enfocarse en el lenguaje si hay cosas más importantes en las que llevar el activismo?”

La lengua al igual que muchos otros sistemas, están regidos por el heteropatriarcado. Por lo tanto, no tiene nada de malo cuestionar la invisibilización y exclusión que se le ha dado a ciertos grupos. El lenguaje también es político y responde a las necesidades sociales.

“Se está deformando el lenguaje y la grámatica”

El lenguaje está en constante cambio todo el tiempo, gracias a las necesidades culturales, sociales y contextuales. ¿Por qué está mal hacerlo? si el lenguaje muta hasta en los memes y dinámicas en el mismo internet. 

“Las palabras en masculino tal y como están no invisibilizan a nadie”

Cuando hay un grupo de personas conformado por 5 hombres y una mujer, la mayoria de las personas se referia como “ellos”. Si ponemos esta situación al revés y el grupo es de 5 mujeres y un hombre pocos se referirían como “ellas” porque “sería incómodo”.

Hay incluso profesiones que se relacionan con cierto género y automáticamente se les refiere a ese rol. Ejemplo: cuando pensamos en enfermeras, pensamos en mujeres aunque existan enfermeros masculinos.

La realidad es que a muchxs no les molesta la evolución del lenguaje sino, los privilegios que se les arrebata al momento de amplificar a otras personas y su visibilización, esto también va de la mano la presencia de tanto machismo y lgbt+fobia en la sociedad.

Abrir conversación, preguntarles a lxs demás cómo se identifican y si tienen alguna preferencia para sus pronombres es crucial. Cuestionarse y replantear el uso de muchos términos en nuestras conversaciones es más importante de lo que parece.

Si no utilizas o no estás de acuerdo con el lenguaje incluyente está bien, solo no invalides las luchas e identidades de otras personas que quieren sentirse representadxs.