Juegos Olímpicos 2021. Necesidades y transformaciones sociales

Durante los Juegos Olímpicos en Tokio hemos visto competir a personas de todas partes del mundo, con diferentes costumbres y visiones pero todas unidas por el amor hacia el deporte. Sin embargo, este ha sido el escenario perfecto para confirmar que el mundo está cambiando y que las nuevas generaciones de atletas exhiben problemáticas y promueven transformaciones positivas.

Poder Juvenil

En el debút del skateboarding como deporte en los Juegos Olímpicos, tres niñas se llevaron el oro, plata y bronce de esta competición.

Momiji Nishiya de 13 años (Japón), Rayssa Leal de 13 años (Brasil), Funa Nakayama de 16 años (Japón) se llevaron sus respectivas medallas y desde el momento de la competencia se mostraron amigables y dándose apoyo, demostrando que la sororidad es el futuro de las mujeres y niñas.

Getty Images

Nuevas masculinidades

El medallista de oro Tom Daley sorprendió al público tejiendo mientras presenciaba las finales de clavado en trampolín. Muchxs usuarixs en redes sociales debatieron cómo rompe con los estereotipos de género al ser captado en público realizando una actividad que es considerada mayormente “para mujeres”.

Además, al momento de su premiación Tom dijo que se sentía orgulloso por ser medallista olímpico y ser homosexual; este discurso se volvió viral y ya es considerado un “icono gay”.

Yahoo Deportes

Tres de los participantes del equipo de esgrima de Estados Unidos usaron cubrebocas rosas para apoyar a las víctimas que han denunciado abusos por parte del cuarto integrante del equipo Alen Hadzic.

Con esta acción intentaron exhibir el hecho de que su compañero participó en esta edición de los JJ.OO quien tiene por al menos 6 acusaciones de abuso sexual cometidas entre 2013 y 2015. Usuarios en redes sociales agradecieron al equipo por romper el pacto patriarcal.

Getty Images

Empoderamiento LGBTTTIQA+

En el mismo tenor de inclusión, Yulimar Rojas es la primera mujer lesbiana venezolana en ganar una medalla de oro. Su competición en salto triple le dio un nuevo record olímpico y mundial.

De niña creció en condiciones de pobreza y exclusión, ahora es muy abierta con su orientación sexual y es activista por los derechos LGBTTTIQA+ y considera que es necesario visibilizar e inspirar a otras mujeres y niñas.

Getty Images

Por su parte, Laurel Hubbrad es la primera mujer trans en clasificar a los juegos olímpicos. Aunque quedó fuera de la competencia después de dos intentos fallidos de 125 kg, su participación es un gran avance para la diversidad en los JJ.OO.

“Sé algo acerca de la controversia que rodea mi participación en estos juegos y por ello, me gustaría agradecer especialmente al COI, porque creo que realmente afirma su compromiso con los principios del Olimpismo y establece que el deporte es algo para todas las personas, que es inclusivo y accesible” declaró Hubbard en su salida.

Getty Images

Salud Mental

La medallista Olímpica Simone Biles se retiró de la competencia en Tokio 2020 para concentrarse en su salud mental. En sus palabras, ” por preocupación de salud y proteger su cuerpo y mente” no quiso arriesgar ninguna medalla si ella no estaba bien.

Esto abrió conversación en muchxs atletas para hablar de este tema sin estigmas. Personas como Michael Phelps, Nadia Comaneci, Danusia Francis o Pau Gasol expresaron su apoyo hacia Biles y confirmaron lo difícil que es lidiar con la presión.

Getty Images

La gimnasta Alexa Moreno tuvo que lidiar con muchos insultos y haters en redes sociales que le hicieron comentarios gordofóbicos y regresó a la competencia después de haberse llevado una medalla en los JJ.OO Río 2016.

Esta Mexicana de 26 años no solo tuvo que lidiar con la presión social, en el último año también se recuperó de Covid, Tifoidea y varias lesiones en el cuerpo. También recientemente se reveló que Alexa invirtió el dinero que gano en el premio nacional del deporte 2019 para comprar material y poder entrenar para Tokio 2020.

En esta ocasión, Alexa quedó en cuarto lugar pero nos demostró que es más fuerte que cualquier comentario negativo o un país que no apoya a sus deportistas.

Getty Images

Detención de la sexualización

El equipo femenil Noruego de balonmano de playa optó por usar un uniforme que era conformado por shorts y tops, esto porque las competidoras argumentaban que el bikini es demasiado incómodo a la hora de jugar.

A diferencia de los hombres a los que les permiten jugar en pantalones cortos y camisetas, las jugadoras están “obligadas” a usar bikini.

Debido a esto, el comité olímpico las multó y argumentó que no podían permitir un cambio de vestuario porqu eso podría darles ventaja de ganar, pero publicaron un manual para exigirles a los medios de comunicación que se enfocaran en el desempeño de lxs atletas y no en cómo lucen y lo que lleven puesto.

A lo que la cantante Pink se ofreció a pagar la multa y las redes sociales comenzaron a cuestionarse el sexismo dentro de los juegos olímpicos.

Twitter: Amnesty

Algo similar sucedió con las gimnastas de Alemania que optaron por usar un traje completo en su rutina para protestar contra la sexualización en este tipo de deportes.

Todas ellas unidas por evidenciar la importancia de usar trajes que sean cómodos para todxs, así como la necesidad de empezar a tener reglas más equitativas.

Getty Images