La pandemia cambió por completo el mundo que conocíamos con anterioridad y trajo consigo nuevos retos, formas de relacionarnos y hasta nuevos términos para definir la manera en que nos sentimos. Hoy te contamos de algunos conceptos que han surgido a raíz de la pandemia y cómo representan nuestra adaptación social a las nuevas realidades.

Pexels

Nueva normalidad – Nuevos miedos

Nuevos miedos sociales relacionados completamente con la pandemia han tomado la delantera, el FOGO y el FONO, descripciones exactas de la ansiedad colectiva del presente.

FOGO: fear of going out – miedo de salir al exterior.

El sentimiento de FOGO es no querer estar rodeadx de gente, regresar a la oficina, salir a esa fiesta, al transporte público o cualquier lugar que aunque sea seguro y lleve a cabo las medidas de prevención, te da pánico. Algo más común de lo que pensamos en estos tiempos, sobre todo si tomamos en cuenta que los casos de ansiedad se dispararon en un 14% desde que comenzó el coronavirus.

Unsplash

Aunque el  FOGO no es un término psicológico, nadie está segurx de su origen, pero hay teorías que viene de algunos memes. El FOGO es un diagnóstico colectivo que empezó en internet y personas de todo el mundo comenzaron a usarlo para describir una experiencia que muchxs estaban teniendo.

FONO: fear of normal – miedo a la normalidad.

Por su parte, el FONO es el miedo de volver al mundo tal y como lo conocíamos antes de la pandemia. Las personas se acostumbraron a vivir un estilo de vida en el encierro y dejaron de ir a las escuelas, a trabajar y hacer “una vida normal”, por lo que no quisieran o sabrían vivir de una manera diferente a la de la actualidad.

Este sentimiento puede percibirse sobre todo en quienes no quieren regresar al trabajo de forma presencial o a las clases y los lugares rutinarios. Tal vez por miedo a contagiarse o tal vez porque sus prioridades cambiaron y la modalidad remota se ha vuelto más conveniente y benéfica para muchas personas.

Pexels

Nombrar la importancia de la salud mental

Muchxs psicológxs dicen que estos no son diagnósticos reales, pero si pueden ser una buena oportunidad para que la gente le preste atención a lo que está sintiendo, viviendo y experimentarlo y poder nombrarlo.

Porque aunque estos acrónimos de la cultura pop pueden ser útiles para expresar lo que podemos llegar a necesitar de otras personas, de nosotrxs mismxs o el mundo en general, no deben ser confundidas con trastornos o diagnósticos reales ni deben ser menos importantes.

Por eso es necesario identificar lo qué sentimos y qué hacemos con ello. Si estos sentimientos vienen acompañados de dolor físico, malestares, o síntomas de depresión y ansiedad, te recomendamos buscar ayuda profesional.