Gentrificación Climática. La evidente desigualdad

Sabemos que muchos de los daños que le hemos hecho al planeta son irreversibles. Como lo anunció la ONU hace unos días en su último informe sobre el cambio climático, el mundo enfrentará más problemas si las industrias, los gobiernos y la sociedad no se ponen metas sustentables.

Debido a ello, nuevos términos nacen para entender la problemática tan grande en la que estamos sumergidos, entre ellos la Gentrificación Climática. Aquí te contamos qué es y por qué nos afecta.

Santa Fe, México

Una consecuencia de la crsisis climática

La gentrificación es el cambio de los grupos demográficos de una zona, generalmente por el arribo de personas con muchos recursos haciendo que el costo de vida aumente y sea imposible para las personas de bajos recursos sostenerla, viéndose obligados a desplazarse a otras zonas que sean costeables. Sucede en todo el mundo en todo tipo de comunidades. Por ejemplo, en CDMX colonias como la Condesa, la Roma, la San Rafael, la Tabacalera o Santa María la Ribera han sido algunas de las que se han gentrificado en los últimos 20 años.

En las últimas décadas hemos vivido un incremento en desastres naturales derivados del cambio climático. La desigualdad y la jerarquización en la sociedad hacen que estas crisis afecten más a ciertos grupos como las mujeres, las personas diversas y de bajos recursos.

Ahora, una nueva amenaza está presente: la Gentrficiación Climática. Sucede cuando las personas ricas buscan desplazarse a otros lugares debido al calentamiento global o desastres naturales, mayoritariamente a lugares en donde viven personas de bajos ingresos o lugares que en algún punto fueron considerados “indeseables para vivir”.

La Roma, CDMX

¿Por qué es considerado un problema?

Porque básicamente es como desalojar a quienes vivían y viven en estos barrios para poder ser habitados por gente rica que huyen de los impactos de la intensificación de las tormentas, las inundaciones, la erosión, el calor o frío y el aumento del nivel del mar.

Esto deja vulnerables a muchas familias e individuos que se tienen que ver forzados a abandonar todo y volver a empezar. Las personas no solo abandonan sus hogares, sino también sus negocios y empleos, dejándolas de nuevo en una posición de desigualdad y siendo a su vez más expuestos a las consecuencias del cambio climático.

Ciudad de México

De hecho, las mismas constructoras, inversionitstas e inmobiliarias muchas veces desalojan a las personas para convertir estas zonas en “zonas de lujo” y vender departamentos, condominios y lofts.

Aprovechan desastres naturales, como sismos o la misma crisis del Covid-19 para adquirir propiedades y triplicar su precio que solo personas con ciertos privilegios podrían pagar. Lo que eventualmente lleva a aún más desgaste de recursos como agua, electricidad y generación de basura.

Atizapán, México

Las costas no son la excepción

Los océanos también se han visto afectados, por ejemplo, en Progreso, Yucatán se ha empezado a perder poco a poco sus playas y los hogares dentro de estas debido a la erosión y la deforestación de manglares afectando la absorción de agua de las lluvias.

Progreso, Yucatán

Además, recientemente la NASA anunció que el cambio climático afectará a otras playas de México como Cancún, Acapulco, Los Cabos, La Paz, Oaxaca, entre otras.

El nivel del mar aumentará en los próximos 100 años hasta ser inhabitable, debido al aumento en la temperatura, la emisión de gases que atrapan el calor en la atmósfera, como el Dióxido de Carbono (CO2) y el Metano por la quema de combustibles fósiles como el carbón, petróleo, madera y gas natural.

Playa de los muertos, México

Desafortunadamente, cada vez es más común ver este tipo de fénomenos en donde la gente de altos ingresos se apropian del estilo de vida, la cultura y los hogares de lxs menos beneficiadxs, por eso es tan importante hacer conciencia de que el cambio climático también es una cuestión de privilegios.

Y aunque por ahora este fenómeno afecta más a las personas de bajos recursos, en el futuro será más general y alcanzará a otros niveles socioeconómicos como medio y alto. La gentrificación climática es un ejemplo más de la fractura que ha dejado nuestro paso por el planeta tierra.