Afromexicanxs. La justa visibilización

Si algo caracteriza a México es la diversidad de colores, sabores, lugares, tradiciones y personas. Como en muchas partes del mundo, las poblaciones comparten similitudes en muchos aspectos, pero la variedad de etnias, razas, orientaciones sexuales, expresiones e ideologías es evidente. 

Dentro de una sociedad no todxs tienen las mismas condiciones y por ende, están en diferentes luchas que son importantes de reconocer para mejorar como sociedad. Por eso hoy cobra más relevancia amplificar las voces de quienes hasta el día de hoy siguen siendo discriminados y reprimidos.

Desde la conquista, las personas racializadas han sido marginadas y se han tenido que enfrentar a la violencia racista y clasista que aun rige a la sociedad mexicana. Sin embargo, en la actualidad existe un movimiento de visibilización de causas, contenidos y posturas de la lucha afromexicana para hacer eco a las corrientes de integración y equidad globales.

Foto: México Desconocido

La afrodescendencia en México

En 2015, el INEGI recibió mucha presión de parte de activistas que exigían un conteo de afromexicanxs. Hasta ese año (por muy sorprendente que parezca) hubo una cifra tangible de afrodescendientes en nuestro país: 1.38 millones de personas que se identificaron como afromexicanxs, 705 mil mujeres y 677 mil hombres. 

Afortundamente lxs afromexicanxs han encontrado plataformas en donde mostrar sus mensajes de lucha para que el mundo escuche y aprenda de sus contenidos en camino a la representatividad. Por ejemplo, en #afromexicana de Instagram puedes encontrar una gran cantidad de contenidos generados por afromexicanxs y los movimientos que se gestan desde y hacia esta comunidad.

Foto: Unsplash

Privilegios Blancos

Por supuesto hay quienes se niegan a enfrentar el hecho de que el racismo y la discriminación están presentes en nuestra sociedad, intentando invalidarles aún más.

Para entender y empatizar la lucha de lxs afromexicanxs es importante preguntarnos “¿Qué tipo de privilegios gozamos?”

Existen privilegios de género, de clase, privilegios heterosexuales y cisgénero. Entender que cuando se habla de los privilegios de las personas blancas no significa que no hayan tenido una vida díficil o que sus vidas son menos importantes que las de las personas racializadas, es el encare hacia un sistema que oprime por el color de piel y que, sin duda sus vidas siguen corriendo peligro bajo dinámicas racistas. 

No se trata de apropiarse una lucha que es exclusivamente de lxs afrodescendientes, sino hablar del tema con quienes nos rodean y reflexionar de que maneras podemos visibilizar estas problemáticas raciales. 

Foto: Fotosimagenes.org

Antiracismo

Como dijera la activista Ciguapa “No basta con no ser racista, también se tiene que ser antiracista”.

Además de escuchar y aprender, es no tolerar el racismo, actitudes que vulneren los derechos de las personas negras o les invaliden. Apoyar los contenidos que informen desde sus experiencias y generar una inclusión real. Dejar de relacionar automáticamente a lxs afromexicanxs con la pobreza o la ignorancia.

Los afromexicanismos no son “una moda” o una tendencia, son personas que existen y resisten ante los estereotipos de la presencia negra en nuestro país.

Cobra relevancia sensibilizarnos, conocer la historia de sus raíces y visibilizarles para luchar contra el del racismo que existe en nuestra sociedad, antes de priorizarlo y visibilizarlo en otras partes del mundo solo por estar en la conversación digital.

Foto: Gobierno de México